Alakazum!

Alakazum! se prepara para recibir su cuarta edición, que estará lista en las próximas semanas. Zombi Paella está a cargo de este éxito, que invita a acabar con las tradiciones norteamericanas potenciando las propias.

Las culturas valenciana, catalana, gallega, vasca y andaluza unen fuerzas para derrotar al Black Friday, a Santa Claus, a Halloween e incluso a la comida basura. La acción directa va de la mano del humor, siguiendo la esencia de los juegos de la editorial.

Ficha Técnica

  • Diseñador: Enric Aguilar
  • Ilustradora: Esther Méndez
  • 2 a 5 jugadores
  • 20 a 40 minutos
  • Editorial: Zombi Paella
  • A partir de los 10 años

Alakazum!, unos personajes con personalidad propia

Alakazum!

La historia detrás del juego

Las tradiciones norteamericanas están destrozando todo a su paso, movidas por el consumismo. Las brujas valencianas, catalanas, gallegas, vascas y andaluzas reaccionan a esta invasión cultural, invocando sus propias costumbres.

Para conjurar el poderoso hechizo Alakazum, necesitarán acumular ocho puntos de la misma cultura, como mínimo. Será la forma de enfrentarse a uno de esos grandes enemigos finales, frenando la expansión.

¿Se verán las caras con San Valentín? ¿Lo harán con el gordo de rojo? La tarea, nada sencilla desde el principio, se complica con las rencillas entre jugadores, que suponen la ida y venida de personajes.

¿Cómo se juega a Alakazum!?

Antes de empezar, creamos el mazo de bosque y disponemos los enemigos en el centro, boca abajo. Las cartas de mano iniciales conformarán el mercado. La preparación varía en base al número de participantes.

Entregamos a cada jugador un pergamino mágico, a modo de guía, y tres cartas del mazo de bosque. Sólo podrán tenerse cartas de mano. Por orden de turno, escogen un personaje inicial. Los sobrantes se envían al cementerio.

El turno de un participante consta de tres fases, a realizar en orden. El carácter de los personajes (sociable, ahorrador o muy mágico) afecta en determinados puntos.

Comienza con la exploración del bosque, tomando tantas cartas del mazo como personajes tenga. Las trampas, con sus efectos, y los personajes, a los que enfrentarse, detienen el robo.

Alakazum!

Continúa con la realización de una acción, a escoger entre cuatro. Podrá acudir al mercado, para conseguir cartas del mercado mediante el descarte de una carta de la mano, o dar una comida o una escoba a un personaje. Subirá de nivel o quedará protegido, respectivamente.

Otra posibilidad es atacar, con un personaje propio, a uno del rival. Si se hipnotiza, podrá añadirse al equipo. Las pociones se utilizan en este momento.

Los combates, ya sea contra personajes del bosque o de otro jugador, hacen subir de nivel si se resuelven de forma exitosa. Además, permiten la incorporación de nuevos al equipo. Se comparan los puntos de combate y de hipnosis. Algunos requerirán del uso del dado.

La última opción consiste en gastar energía mágica para realizar un hechizo. Se traducirá en una ventaja para el jugador que lo lleve a cabo o en un obstáculo para los oponentes.

El turno termina conjurando un Alakazum, fase que sólo se lleva a cabo si se tienen, al menos, ocho puntos en personajes de una misma cultura. Se levanta un jefe final y, si se tienen más puntos que él, se gana la partida.

En caso contrario, uno de los personajes participantes se envía al cementerio. Nadie podrá derrotar ya a ese enemigo.

Ilustración y componentes

Los juegos de Zombi Paella no se entenderían sin el trabajo de Esther Méndez. La ilustradora ha dado vida al universo de La Fallera Calavera, al reciente La Familia Hort y a Alakazum!

Nos envuelve entre unos personajes que bien podrían estar entre la vida y la muerte, con su toque siniestro. Las sonrisas están presentes en algunos rostros, acompañadas de expresiones acordes a sus intenciones.

Es capaz de representar, a la perfección, las culturas del territorio. El resultado es un juego repleto de guiños hacia culturas muy diferentes, combinados con el humor. Transmite la idea de diferencia, como señal de aprendizaje y tolerancia.

En el interior de su caja, descubrimos como las cartas llevan todo el peso de la experiencia. Se acompañan del dado, para potenciar las sorpresas y la rejugabilidad, y de unos útiles pergaminos mágicos que serán la guía para no perderse ninguna de las posibilidades del turno.

Tanto los pergaminos como las instrucciones se presentan en castellano, valenciano, euskera y gallego. Las cartas neutrales no tienen texto, a diferencia de las específicas para cada cultura, donde se respeta la lengua propia, tanto en sus nombres como en las ambientaciones.

Zombi Paella

¿A quién le va a gustar Alakazum!?

Alakazum! está pensado para los amantes de la interacción entre jugadores, donde todo puede cambiar en cuestión de segundos. Fastidiar al contrario es tan importante como avanzar en nuestro propio camino.

Recurre a unas reglas estructuradas, pero repletas de matices que engancharán a los expertos en los combates directos. Los menos acostumbrados a ellos, una vez que se familiaricen con todas las opciones, también los disfrutarán.

Incluye pinceladas del rol, con la mejora de los personajes, lo que también puede atraer a los que acostumbran a cuidar de su equipo. Al reflejar cinco de nuestras culturas, puede funcionar como regalo original, con el que echarse unas risas.

Pasar sus cartas, una a una, es un ejercicio que se disfrutará al máximo. Si ya de paso sirve para introducir a novatos en los juegos de mesa, mejor todavía.

¿Qué mola de Alakazum!?

  • La libertad en la toma de decisiones.
  • La inclusión del riesgo y de la emoción al destapar a un jefe final.
  • La convivencia de idiomas, tanto en sus componentes como en sus instrucciones.

Para fans de…

Alakazum! gira en torno a la exploración, a las compras y a los combates. Recuerda a juegos como:

Mal Trago, de la editorial Rocket Lemon Games. Aunque este título cuenta con unas reglas mucho más sencillas, ambos comparten las sorpresas al descubrir cada carta y la interacción con las zonas contrarias.

Capitán Flint, de la editorial Viravi (ya desaparecida). La temática en los dos es completamente diferente, pero comparten el robo de cartas, de una en una, para actuar en base a lo que aparezca.

Pata de Cabra, de la editorial Pinbro Games. En lo que a ambientación se refiere, Alakazum! y Pata de Cabra están protagonizados por brujas competitivas. Los giros forman parte de los dos.