Anna Lucini y Pau Moré

Senbazuru será una realidad en el mes de junio, de la mano de GDM Games. Para amenizar la espera, Anna Lucini y Pau Moré desvelan los detalles del juego.

Nadie mejor que sus autores para conocer cómo fue el proceso de desarrollo y de acercamiento a la editorial y cuál será su mecánica. No es lo único de lo que hablamos. Sus prototipos o sus referencias no faltan en esta entrevista.

Senbazuru

En el mes de junio, verá la luz Senbazuru, vuestro juego de mesa. ¿Muchos nervios?

Anna: No. De momento, tengo muchas ganas de tenerlo en las manos.

Pau: Los nervios ya vendrán más adelante.

Estamos ante una competición que combina una leyenda japonesa con el origami. ¿Qué podéis adelantarnos de su mecánica?

Pau: El juego consiste en controlar más grullas que tu rival. Las grullas están divididas en tres colores y cada color tiene dos intensidades (claro y oscuro). En tu turno, juegas una loseta de grulla y, dependiendo de donde la coloques, podrás capturar grullas de tu rival.

El problema es que cuantas más grullas controles, más opciones le das a tu rival para que te las capture. Igual que en la leyenda de Senbazuru, el ganador puede pedir un deseo a la grulla.

¿Cómo surgió la idea de convertir la historia de Sadako Sasaki, víctima de la explosión de la bomba atómica de Hiroshima, en juego de mesa? Sin duda, es una temática diferente, con la que diferenciarse entre tantas novedades que salen cada mes…

Anna: Fue una coincidencia, ya que estábamos trabajando en el juego con temática de grullas japonesas y buscamos una historia que encajara. Leyendo la leyenda de las mil grullas, conocimos la historia de Sadako Sasaki. Nos emocionó tanto que decidimos darla a conocer a través de nuestro juego.

Anna Lucini Pau Moré

¿Cuánto tiempo ha estado en desarrollo?

Pau: ¡Buf! Este juego lo creamos hace muchos años. Creo que empezamos a crearlo en el 2013 aprovechando que Steffen Mühlhäuser era el autor invitado a la feria JugarxJugar de Granollers.

Al principio, era un juego abstracto que combinaba la estrategia y la memoria, en el que entre los dos jugadores creábamos un mosaico. Nos hemos divertido mucho creando y modificando el juego de mil maneras diferentes: eliminamos la parte de memoria, añadimos un poco de temática gracias a unos abanicos japoneses (con esta versión creo que fuimos finalistas en un concurso de creación de Jugando en Pareja) y añadimos unas grullas.

Después, estas grullas tenían unos nidos con huevos y volvimos a lo abstracto con unos bloques de madera de diferente tamaño. Senbazuru tiene pinceladas de todas estas versiones.

Entonces, ¿surgió inicialmente como juego para dos?

Anna: Sí, desde el primer día ha sido un juego para dos. Aunque en alguna versión ha sido de 2 a 4.

Que una editorial se fije en un prototipo no es sencillo, ¿cómo fue el acercamiento con GDM Games?

Anna y Pau: Pak (editor de GDM Games) nos lo puso muy fácil. Solamente le dijimos que teníamos varios juegos que le queríamos enseñar y aceptó encantado.

Alba Aragón, ilustradora habitual en la editorial, dará vida a Senbazuru. ¿Qué aportan sus dibujos al juego?

Anna: Nos gustan mucho las ilustraciones de Alba. Ha creado una muy buena ambientación para nuestro juego.

Anna Lucini Pau Moré

¿En qué otros títulos estáis trabajando?

Anna: En muchos. Siempre tenemos un par de juegos en mente. Nuestra casa está llena de cajas y cajitas con piezas y todo tipo de materiales esparcidos, lo cual indica que tenemos el cerebro en plena ebullición.

Pau: Puede que en demasiados. Como veis, nos gusta modificar nuestros juegos continuamente y también nos gusta buscar diferentes formas de jugar.

Por ejemplo, el último juego que hemos creado es un juego de arañas en el que entre todos los jugadores se crea una telaraña que está colgada de unas flores y las arañas se dedican a cazar insectos.

¿A qué jugáis en vuestro tiempo libre? ¿Han servido esos juegos como inspiración o referente a la hora de crear?

Anna: Jugamos todo lo que podemos. Nos gusta jugar a toda clase de juegos. Desde títulos infantiles a wargames. A mi me encanta jugar al Splendor, de Marc André, y al Commands and Colors: Ancients, de Richard Borg.

Pau: Jugar a toda clase de juegos nos sirve para descubrir diferentes maneras de crear juegos y nos divierte muchísimo. A mi me encanta Drécocher la Lune (Catch the Moon), de Juan Rodriguez y Fabien Riffaud.

¿Consideráis que es necesario un apoyo mayor, por parte de las editoriales, a los juegos de producción propia? A menudo, las licencias ocupan buena parte de sus catálogos.

Anna: Las editoriales hacen lo que creen mejor para sus intereses. Es importante que estén abiertas a hacer entrevistas a los autores para conocer sus ideas. A partir de aquí, tenemos que pensar que las editoriales harán lo que crean mejor.

Pau: Cada vez se ven publicados más juegos de autores nacionales. Ahora es bastante más fácil mover nuestros prototipos entre las editoriales, tanto nacionales como internacionales, que cuando nosotros empezamos. Lo importante es trabajar duro, ser muy autoexigente y no tirar nunca la toalla.

Agradecemos a Anna Lucini y a Pau Moré su tiempo y su amabilidad. ¿Te has quedado con ganas de más? Puedes dejarnos cualquier pregunta en los comentarios y nosotros se la haremos llegar.