Devir 2021

«Un ‘flip & write’ en el que girar cartas y dibujar cosas». Así se presenta Castle Party, una colorida novedad de Devir, de carácter familiar. Nos adelanta a la festividad de Halloween.

La editorial incrementa su catálogo con otro título de producción propia. En este caso, llega de la mano de dos de los autores más reconocidos del país: Eugeni Castaño y J. M. Allué.

Ficha Técnica

  • Autores: Eugeni Castaño y J. M. Allué
  • Ilustradora: Laurielle
  • 2 a 4 jugadores
  • 30 minutos
  • Editorial: Devir
  • A partir de los 8 años

Castle Party: la competición entre monstruos

Castle Party

La historia detrás del juego

Ya es medianoche. Ningún monstruo está dispuesto a perderse el acontecimiento del momento. La fiesta del Rey Calabaza está a punto de empezar. ¿Nervios? Muchos. ¿Ilusión? También.

¿Qué podría salir mal sabiendo que todo el mundo está invitado? Precisamente eso. Vampiros, fantasmas, brujas, esqueletos e incluso algún que otro unicornio acuden a la cita, luciendo sus mejores galas. No tardan en comprobar que no hay espacio para todos.

El resultado es una competición entre criaturas por entrar al castillo. No sólo querrán entrar, sino ocupar las mejores posiciones. Preferiblemente, agrupados por familias.

Buscarán espacios cerca de una ventana, desde la que contemplar los fuegos artificiales. Harán todo lo posible por participar en la conga y en el brindis con el propio monarca. Por suerte o por desgracia, los apagones están a la orden del día. Y eso por no hablar del fatídico foso… ¿Por qué nadie se ha molestado en limpiarlo de cocodrilos?

¿Cómo se juega a Castle Party?

Antes de empezar, repartimos una pizarra y un rotulador a cada jugador. Barajamos los monstruos y los unicornios para entregar tres por participante. Pasan a la mano.

Creamos cuatro pilas con las de figura. Tres de ellas contendrán una carta de reloj. Las barajamos por separado para dejar la que no tiene reloj en la parte superior. Comienza la partida.

La estructura de turno

El turno de cada jugador empieza levantando la primera carta del mazo de figura. Escogerá la orientación de la carta. A continuación, baja una carta de monstruo para dejarla boca arriba, en el centro. Representará el espacio señalado con la cruz en la figura.

El de la izquierda bajará otro monstruo, de tal forma que toque la primera carta, sin salirse de la forma de la figura. Se sigue la misma mecánica hasta que se complete, bajando cartas adyacentes a otras. Con cada una, se repone la mano.

Castle Party

Al completarse, será momento de realizar acciones especiales, comenzando por el jugador en turno. Si pasa, el siguiente podrá realizar una, y así sucesivamente.

Cada uno dispone de tres, a tachar tras su uso, limitado a una vez por partida. Permiten intercambiar posiciones de monstruos, cambiar el tipo o girar la figura.

Una vez que alguien haya realizado una acción especial o ninguno haya recurrido a ella, todos dibujan la figura en la pizarra. Tendrán en cuenta la orientación y los símbolos de los monstruos. Parte del grupo puede quedar fuera del castillo.

Cada monstruo en el foso restará puntos al final de la partida. Los del puente levadizo no se tendrán en cuenta, ni para puntos positivos ni negativos. Cuando todos hayan dibujado, se descartan todas las cartas. Los reyes y unicornios se eliminan.

El de la izquierda levanta una nueva carta de figura, para continuar con las mismas reglas. Al revelarse un reloj, habrá que puntuar por uno de los tres eventos disponibles. Cada jugador elige el más favorable a cada momento, tachándolo para no volver a puntuar por él.

Recibirán puntos por monstruos situados junto a una ventana o por el grupo familiar más numeroso. Con el evento del brindis, se puntúa por monstruos diferentes alrededor del rey Calabaza, teniendo en cuenta que cada rey de una familia cuenta como un tipo diferente.

Fin de la partida

La competición termina al mostrarse el tercer reloj. Puntuamos por el tercer evento antes de contar los puntos totales.

Con ellos, obtenemos un punto por cada monstruo en la familia más numerosa de cada tipo. El rey de la familia recompensa con uno adicional, mientras que los de fuera del castillo se ignoran.

En función de los unicornios adyacentes, sumamos 1, 5, 10 ó 15 puntos. Tener solo uno resta cinco puntos. Cada acción especial no utilizada añade dos puntos y cada criatura en el foso resta uno. Gana el que haya conseguido la mayor puntuación.

Castle Party

Ilustración y componentes

El Frankenstein más encantador y la bruja menos terrorífica son algunos de los protagonistas de Castle Party. Esta novedad recurre a una temática propia de Halloween. Aunque llega a tiempo para formar parte de los planes de este año, la ternura gana terreno al terror.

Presenta a unos personajes encantadores, en su forma más dulce. Su ilustradora, Laurielle, plasma unas criaturas clásicas mediante el colorido, llenando las mesas de vida. No es para menos, puesto que la alegría propia de una fiesta es la gran aliada.

El resultado es un juego con un apartado estético extremadamente cuidado, con personajes con su propia personalidad. Este «Halloween tierno» llega con cartas cuadradas, independientes del idioma, con pizarras a doble cara y con rotuladores.

Las cartas son identificables a simple vista, mediante unos símbolos sencillos de dibujar en la pizarra. No perderemos tiempo recreando brujas o esqueletos, ya que los plasmaremos con sencillos sombreros o cruces. Los reyes de cada familia los marcaremos con un simple círculo al lado o dentro del símbolo.

Por su parte, las pizarras cuentan con una doble cara, para su modo normal y su variante avanzada. Con los rotuladores con borrador incorporado, la larga vida queda asegurada. Cuando se gasten, bastará con sustituirlos por cualquiera de este mismo tipo, muy fáciles de encontrar.

Todo ello se organiza en una caja a mitad de camino entre pequeña y mediana, con un práctico inserto. Es la forma de facilitar la preparación de la partida, agilizando una ya de por sí rápida preparación.

¿A quién le va a gustar Castle Party?

Castle Party es un juego que se extiende más allá de Halloween, aunque será en estas semanas previas cuando brille al máximo. Quienes piensen acompañar esta fecha tan señalada con juegos de mesa, deberían sumarlo a la lista.

Se encontrarán con un reto que sigue una estructura que recordarán sin problemas incluso quienes se inicien en esta forma de ocio. Esta sencillez de reglas no es impedimento para la aparición de planes tácticos.

Los habituales también podrán demostrar que son unos expertos en estrategia, no sólo exprimiendo sus posiciones, sino complicando la existencia a los rivales. Tomarán decisiones al participar en la construcción de la figura y al encontrar el momento exacto para las acciones especiales (si es que llegan a utilizarlas).

La libertad a la hora de aplicar un evento u otro se combina con unos finales de partida que no siempre aparecen en el momento más oportuno. Así, los encuentros llegan a ser muy distintos unos de otros.

Enganchará a todo amante de los ‘roll & write’ y también a quienes parecen haber explotado ya todo el género. Eugeni Castaño y J.M. Allué toman prestada la esencia para aplicar puntos totalmente originales, hasta transformarla.

Teniendo esto en cuenta, ilusionará a aquéllos que buscan títulos alejados de lo convencional, a un precio asequible y fáciles de transportar. Por su temática y mecánicas, promete salir a mesa con mucha frecuencia.

Castle Party

¿Qué mola de Castle Party?

  • Las partidas que genera, muy diferentes unas de otras.
  • Los finales inesperados.
  • Las encantadoras ilustraciones, que harán las delicias de pequeños y mayores.
  • Su modo avanzado, en el que atender a los gustos de cada monstruo.

Para fans de…

Castle Party puede definirse como un juego de mesa familiar, repleto de detalles que abren paso a múltiples estrategias. Puede recordarte a títulos como:

Viaje al Centro de la Tierra, de Looping Games. Hace menos de un año, se publicaba esta reinvención del género ‘roll & write’. Al igual que ocurre en Castle Party, las cartas sustituyen a los dados como guía para dibujar.

Truco o Trato, de SmartPlay Editorial. Ambos retos comparten mecánica, con su representación de populares monstruos. En el de SmartPlay, se ponen en práctica las operaciones matemáticas sencillas, al estar enfocado a los más pequeños de la casa.

Trainsilvania, de Zacatrus! Esta propuesta también recurre a un encuentro entre monstruos, cuya posición vuelve a resultar determinante para la victoria. Los dos destacan por sus reglas sencillas y su cuidada estética.