Lúdilo julio

Lúdilo continúa presentando novedades. A los cuatro títulos que estrenó hace unos días, se les suman ahora ¿Hacemos el mono? y Sopa de Bellotas. Ya están llegando a las tiendas, tal y como confirma la editorial.

También durante el mes de julio lanzará Operación Dinamita. A falta de una fecha de lanzamiento concreta, se descubren los detalles en torno al juego.

Lúdilo: sus juegos para julio

Lúdilo julio

¿Hacemos el mono?

Esta propuesta está pensada para los más pequeños de la casa. Concretamente, desde los 2 años. Permite que el niño desarrolle habilidades psicomotrices y una visión espacial, mientras comparte tiempo de juego con sus padres.

Se pondrán en movimiento, completando las diferentes misiones que aparezcan. Crearemos el escenario, compuesto por un tablero de árbol y unas cartas de mono. Revelamos la primera y realizamos el reto indicado.

Haremos uso de una banana de peluche, el componente estrella de ¿Hacemos el mono? Una vez completado el desafío, dejamos la correspondiente carta en un espacio del árbol para pasar a uno nuevo. Al colocar cinco, la partida termina.

Sopa de Bellotas

Sopa de Bellotas

Este juego en solitario, al igual que el anterior, está indicado a partir de los 2 años. Se compone de fichas y de una cuchara de madera, que simulan la preparación de una sopa dentro de la propia caja de juego (circular).

La misión es ayudar a la ardilla en la preparación de su deliciosa sopa. Las cartas indicarán los ingredientes necesarios, así como su proporción. Los buscaremos para colocarlos en la cuchara y, posteriormente, en la olla.

Al completar tres recetas, el juego terminará. Mientras remueve con la cuchara, el jugador estará practicando con el conteo y con la coordinación. Invita a crear historias durante el cocinado, haciendo uso de la imaginación.

Lúdilo julio

Operación Dinamita

A diferencia de ¿Hacemos el mono? y Sopa de Bellotas, Operación Dinamita puede disfrutarse entre 2 y 6 jugadores, desde los 7 años. Las partidas tienen una duración de 15 minutos.

Trabajando con el cálculo, la memoria, la velocidad de procesamiento y la lógica, nos toparemos con explosiones constantes. Creamos el escenario, con nueve cartas boca abajo. Cada participante recibe tres detonadores.

Durante su turno, cada uno levantará dos cartas del centro. Si los números coinciden, explotan. De lo contrario, siempre podrá causar una explosión con uno de sus detonadores. Las cartas explotadas pasan a la zona de puntuación.