origami juego

Un nuevo abstracto vuelve a colarse en el catálogo de GDM Games. La editorial acaba de estrenar Senbazuru, juego de colocación de losetas que gira en torno a una leyenda japonesa. Sirve como anticipo a todo lo que verá la luz en septiembre y octubre.

Ficha Técnica

  • Autores: Anna Lucini y Pau Moré
  • Ilustradora: Alba Aragón
  • 2 jugadores
  • 15 minutos
  • Editorial: GDM Games
  • A partir de los 10 años

La competición estratégica en Senbazuru

Senbazuru

La historia detrás del juego

Un homenaje a Sadako Sasaki. Así se presenta esta novedad, cuya trama gira en torno a una leyenda japonesa. Cuenta como todo aquél que dé vida a mil grullas de origami verá cumplir su deseo.

Ahora bien, ¿cómo empezó esta creencia tan repetida en bodas y nacimientos? La historia se remonta a la joven Sadako, víctima del bombardeo atómico de 1945. Tras cumplir 12 años, fue diagnosticada de leucemia.

Su compañero de hospital le habló de la leyenda, enseñándole a fabricar las grullas con papel. Por desgracia, no logró completar las mil, por lo que serían sus compañeras de colegio las que crearían las restantes para enterrarla con ellas.

¿Cómo se juega a Senbazuru?

Senbazuru comienza con la creación del escenario. Barajamos todas las losetas para repartir tres por jugador. Una se dejará boca abajo en el centro, conformándose como la inicial. Colocaremos una ficha de grulla real encima y, el resto, en la reserva.

La reserva estará formada por cinco losetas, boca arriba. Las demás se sitúan a un lado, en una pila, junto a las fichas de origami doradas. Empieza la partida. El turno de un jugador consta de tres fases.

Senbazuru

1. Colocar una loseta de la mano.

Elige una loseta de la mano para añadirla al escenario, orientada hacia él y adyacente a otra ya colocada. Dos losetas del mismo color y distinta intensidad nunca podrán estar juntas.

2. Capturar losetas.

Se comprueba si pueden capturarse losetas. Para ello, necesitaremos que las losetas sean del mismo color y de diferente intensidad, en diagonal. Al capturarlas, las orientamos hacia nosotros.

Podremos seguir capturando mientras continúe la serie de oscuro y claro o hasta que nos topemos con una que ya esté mirando hacia nuestra dirección. La inicial funciona como cualquier color e intensidad.

Al capturar una loseta con grulla, ya sea mediante un dibujo o una ficha, obtenemos una ficha de origami dorado. Movemos una ficha de grulla real a una loseta que controlemos.

Cuando jugamos una loseta con grulla real, también nos llevamos un origami dorado y movemos una ficha de grulla a una loseta que se encuentre orientada en nuestra dirección. Si no quedan fichas de origami doradas, se roban al rival.

3. Robar una loseta de la reserva.

Se añade una loseta de la reserva a la mano y se repone el espacio dejado. El turno pasa al oponente.

Senbazuru

Fin de la partida.

Repetiremos la misma mecánica hasta que se agote la pila de losetas. Retiramos la reserva y seguimos jugando con las de la mano, hasta bajarlas todas. Será momento de contar los puntos.

Cada origami que se controle se traduce en un punto. Llega por medio de losetas orientadas hacia nuestra dirección, por símbolos origamis dorados en ellas y por fichas. El vencedor será el que sume la mayor puntuación.

Ilustración y componentes

Con una temática tan cuidada, era de esperar que Senbazuru acompañase su mecánica con un trabajado diseño. Alba Aragón, ilustradora habitual en el catálogo de GDM Games, recurre a una estética con grandes pinceladas japonesas.

En la portada, vemos a la joven que inspira el juego, sobre fondo blanco. Ya en el interior, los fondos blancos se mantienen. No sólo contribuyen a aportar armonía y a facilitar la identificación de símbolos, sino a introducirnos en la trama.

Las reglas, propias de un abstracto, se combinan con unas losetas resistentes, con grullas que ocupan todo el espacio. Están dibujadas en diferentes colores y tonos, distinguibles a simple vista. Algunas cuentan con símbolos, a los que necesitaremos prestar atención para elaborar una estrategia.

Se guardan en una caja de tamaño medio, con el formato habitual de la editorial. A sus losetas y fichas, independientes del idioma, se suman unas instrucciones en castellano, inglés, francés y alemán. Como curiosidad, en ellas se detallan los pasos para crear grullas de papel.

origami juego

¿A quién le va a gustar Senbazuru?

Esta propuesta enganchará a dos tipos de jugadores. Por un lado, a todos aquéllos que buscan temáticas diferentes, a ser posible con profundas historias detrás. Senbazuru la tiene, demostrando como no todo está inventado.

Por otro, llamará la atención de los amantes de los juegos en pareja. Concretamente, de quienes busquen retos altamente estratégicos, donde el azar apenas haga acto de presencia. En esta novedad, se limita a la disposición de las losetas, únicamente como forma de garantizar la rejugabilidad.

El resultado son intensos duelos, marcados por el silencio y la concentración. Cada turno cuenta, por lo que un despiste podrá pagarse caro. Intentaremos capturar losetas, asegurándonos las mejores posiciones, y ya de paso, conseguir fichas.

Podría definirse como una continua relación entre ataque y defensa. Mientras buscamos los puntos, intentaremos no generar situaciones favorables al oponente. Así, no faltan las reminiscencias de clásicos como el ajedrez y, por supuesto, el Go.

Sus autores, a quienes entrevistamos hace unos meses, optan por unas reglas sencillas, que crean partidas fáciles de entender, pero difíciles de dominar. Conquistar el escenario será más complicado conforme ganemos experiencia, con planes cada vez más elaborados, permitiendo que Senbazuru no se agote en una buena temporada.

¿Qué mola de Senbazuru?

  • Los duelos altamente tácticos.
  • El escenario que se genera, con las grullas sobrevolando la mesa.
  • La explicación tan precisa a la hora de crear grullas de papel, que anima a seguir la leyenda.

Para fans de…

Senbazuru es un juego de colocación de losetas estratégico, con una ambientación única. En lo que a mecánicas respecta, puede recordarte a títulos como:

Trending Kittens, de Falomir Juegos. Ambos retos comparten la construcción de un escenario común, mediante losetas, y los giros constantes en ellas. ¿El objetivo? Dominar el terreno, con unos gatos que no están dispuestos a pasar de moda.

Cacao, de Devir. En los dos juegos, trabajamos sobre un escenario que generamos de forma conjunta, con losetas. Resulta tan importante buscar beneficios propios como frustrar los planes del oponente.

Kai-Zen, de Last Level Games. Este otro abstracto también nos arrastra hasta Japón. Comparten la importancia del color blanco y la estrategia a la hora de elegir losetas y ocupar las mejores zonas.