juegos de mesa 2021

Un party en el que encontrar el significado a extrañas palabras. Así podríamos definir Tesauro, novedad de GDM Games para introducir en los planes de otoño.

A partir de unas reglas muy sencillas, nos enfrentaremos a términos que, probablemente, nunca hayamos escuchado. ¿Qué es un ‘atrenzo’? ¿Y un ‘gálgulo’? ¿He vivido toda mi vida sin saber que existía la palabra ‘berrete’?

Ficha Técnica

  • Autores: Antonio Estarli, Alejandro Marín y Adolfo Téllez
  • Ilustrador: Àlex Santaló
  • 2 a 10 jugadores
  • 6 minutos por jugador
  • Editorial: GDM Games
  • A partir de los 10 años

Tesauro: ¿un erizo pequeño o una selva deforestada?

Tesauro

La historia detrás del juego

«Dícese de la cría del erizo». «Hace alusión al espacio de selva deforestada». ¿Qué diantres significa ‘esplín’? Es una de las tareas a las que se enfrentan los responsables de la creación del TESAURO (Tratado Encargado de Salvar Acepciones Unívocas, Raras u Olvidadas).

Como parte de una asociación secreta de eruditos, iniciamos una intensa lucha. El título de Director Supremo está en juego, lo que nos lleva a inventar definiciones para términos de lo más raros, de una forma creíble.

La entereza resulta fundamental en la tarea. Al igual que idearemos explicaciones, también tendremos que deducir cuáles son reales. Al fin y al cabo, los demás tampoco dudarán en poner en práctica la improvisación. ¿Habrá alguna real?

¿Cómo se juega a Tesauro?

Tesauro arranca con la creación del escenario. Disponemos las fichas de categoría en el centro, junto al mazo de diccionario. El número de jugadores determinará qué cartas de erudito utilizaremos.

Siempre estará presente la de Brillante. Se le suman las de Orate necesarias hasta igualar a los participantes en juego. Escogemos al Sapiente, que dará inicio a la ronda.

Éste baraja y reparte las cartas de erudito a los demás. Sobrará una, que dejará a un lado sin mirarla. Todos consultan su identidad, en secreto.

El de la izquierda del Sapiente toma la primera carta de diccionario y escoge una palabra, para leerla en voz alta. Leerá también la definición, aunque en este caso, sin desvelarla. Pasa la carta al siguiente, y así hasta que todos, menos el Sapiente, conozcan la definición del término escogido.

Tesauro

Todos tomarán una ficha de categoría. Quien tenga la identidad de Brillante estará obligado a coger la que se corresponda con la palabra. Por orden de turno, cada uno dará una definición acorde a la categoría elegida.

Dispondrán de un minuto para pensar en una. Los Orate se la inventarán, de tal manera que suene creíble, mientras que el Brillante deberá haber memorizado la correcta para decirla con sus propias palabras.

Una vez que se hayan expuesto las definiciones, el Sapiente elegirá la que crea que es la correcta. Podrá declarar que todos están locos y que ninguna es real (ocurre cuando nadie tiene la identidad de Brillante).

Si acierta, se lleva la carta, a modo de premio. Si falla, aquél cuya definición se haya escogido será el que se la quede. También es posible que falle al declarar que todos mienten. En este caso, será el Brillante quien se la guarde.

Devolvemos las fichas y las cartas. El nuevo Sapiente será el de la izquierda del actual. Repetimos la misma mecánica hasta que todos hayan sido Sapiente una vez o hasta completar el número de rondas acordado. Gana el que haya acumulado más cartas.

Ilustración y componentes

Esta novedad parte de una llamativa portada. ¿A quién no le gustan los dinosaurios? Con ella, queda reflejada la esencia que acompañará a todas y cada una de las partidas. Nos preguntaremos qué es un ‘tesauro’, entendiendo así el funcionamiento del juego.

A partir de esta idea, se presenta un juego que recurre al formato habitual de GDM Games. En una caja de tamaño medio, encontramos fichas de categoría y cartas de diccionario y de erudito.

Las fichas destacan la capacidad de transmitir, sin palabras. Son intuitivas, de tal forma que el manual con su significado sólo tendrá que acompañarnos en los primeros encuentros.

Tesauro

Se acompañan de un buen puñado de cartas, que aportan rejugabilidad para rato. Cada una consta de dos términos, por lo que tendremos desafío para una larga temporada. Incluso si las completamos todas, es probable que hayamos olvidado las definiciones correctas de hace un mes.

Al estar ante un juego de palabras, y dependiente del idioma, los textos tienen un peso importante. Representan las definiciones de la RAE para cada término, de una forma clara. Por un lado, tendremos los términos. Por otro, los significados. Así, no arruinaremos la experiencia.

Con todo ello, debemos saber que Tesauro no recurre a ilustraciones espectaculares, sino a un diseño práctico, que cede todo el protagonismo a la diversión. Aun así, es preciso destacar el trabajo detrás de los dibujos en las cartas de erudito, que recuerdan a los clásicos cuentos.

¿A quién le va a gustar Tesauro?

Tesauro atraerá a los amantes de los party. A todos aquéllos que acompañan cada reunión familiar y entre amigos con un juego de mesa.

Se encontrarán con un reto sin grandes complicaciones en cuanto a reglas, a disfrutar incluso para los que jamás se hayan acercado a esta forma de ocio. No presenta dificultades, ni con un par de copas de más.

Formarán parte de una competición en la que se combinan los roles ocultos y las palabras, dos géneros de juegos de mesa que no acostumbran a estar juntos. El resultado es un juego original, siguiendo con la idea de GDM Games de ofrecer títulos que no se parezcan a otros que ya estén en el mercado.

Como eruditos, ocultaremos nuestra identidad, recurriendo al arte del despiste y a la improvisación. Ayuda a mejorar nuestra rapidez mental, e incluso la capacidad para explicarnos correctamente.

Por tanto, encaja a la perfección tanto con adultos como con niños. Es una buena herramienta para los colegios, no para aprender vocabulario, sino para razonar y practicar con la comunicación. Si somos el jugador Brillante, la memoria entrará en escena para explicar una acepción con nuestras propias palabras.

Por su parte, el Sapiente deberá encontrar aquello que no le encaja. Lo más probable es que no conozca la palabra que se está definiendo, por lo que deberá hacer uso de otras pistas como las risas delatadoras. Los rivales intentarán que caiga en la trampa, por lo que incluso lo más surrealista puede ser lo correcto.

Para cualquier identidad, las risas están más que aseguradas. Querremos alargar las partidas, puesto que unos minutos nos sabrán a poco. Como ya hemos visto, es un entretenimiento rejugable, por lo que no tendremos miedo de agotar todas las palabras en una tarde.

Tesauro

¿Qué mola de Tesauro?

  • Su jugabilidad tan original.
  • La combinación de mecánicas que no acostumbran a aparecer juntas.
  • El intercambio de roles, con el desafío para cada uno.

Para fans de…

Tesauro es un juego de mesa para todo tipo de jugadores, del que cuesta encontrar semejanzas con otros. Por recurrir a los roles ocultos y a las palabras como elemento estrella, puede recordarte a títulos como:

SCAPE, de GDM Games. En ambos, hay roles ocultos y palabras. En este juego, creado por Pak Gallego, todos contribuyen a crear un acrónimo, atendiendo a sus propios intereses.

El Busca Palabras, de Ediciones MasQueOca. Reto en el que encontrar una palabra correcta para cada categoría y para la especificación de la ronda. El más rápido se lleva la victoria.

Password Express, de Looping Games. En este party por equipos, buscaremos palabras en base a las letras y a los temas. Al igual que Tesauro, aporta una mayor profundidad que los juegos tradicionales para fiestas.